Fuentes que eran escuelas (concentració a la primera escola pública de Catalunya en defensa de l’ensenyament)

Aquesta nit professors, pares i alumnes estan concentrats en desenes de centres educatius de Catalunya impulsats pels sindicats de l’ensenyament. Dialoguen sobre les retallades en educació i sobre com articular la seva oposició a elles. Un dels centres on s’estaran reunides unes 24 mestres i mares fins a la mitjanit és el CEIP Àngel Baixeras, en plena Via Laietana de Barcelona. No hi dormiran, però de totes les concentracions d’aquest vespre, aquesta té un caràcter simbòlic especial: el Baixeras fou el primer dels 25 grups escolars que s’obriren a Barcelona durant la Mancomunitat i la República. Fou, per tant, la primera escola pública de la capital catalana i, possiblement, de tot el país. Fa temps, en un vell bloc meu, vaig escriure això sobre el centre:

(També podeu trobar, al web del CEIP, el text “El Grup Escolar Baixeras: Primera Escola Graduada de Barcelona, un palauet escolar d’en Goday“, escrit entre d’altres pel nét de l’arquitecte que la dissenyà, el també arquitecte Marc Cuixart)

=======================================

Las fuentes se convirtieron en escuelas cuando Barcelona se convirtió en ciudad-Estado, una polis. Fue cuando los ciudadanos ilustres se horrorizaron ante la Setmana Tràgica y vieron que poco podía hacer un poder central decrépito para vertebrar una sociedad desbocada. Entonces instauraron un poder público con la Mancomunidad y, entre otras cosas, “se construyeron monumentos civiles dedicados a los niños obreros”. Eran las primeras escuelas públicas, y las diseñó el arquitecto emblema – que no star architect – del noucentisme, Josep Goday. Es su nieto quien las describe con pasión contagiosa. También arquitecto, y encargado de remodelar los edificios, cuenta cómo han mantenido su funcionalidad como centros educativos a pesar de los cambios radicales y constantes que ha vivido el sistema de enseñanza en España desde que se inauguraron las primeras de estas escuelas, a principios de los años 1920. Tanto la mantuvieron, que estos edificios aún sirven como escuelas, y sus inquilinos no quieren abandonar los edificios.

Las fuentes eran un elemento importantísimo en estos “monumentos civiles”, explica. Más allá de su potencia decorativa, servían para crear espacios públicos. En torno al agua, los niños podían reunirse en los recreos, jugar, conversar, debatir. Como los pasillos anchos y los vestíbulos acogedores,que eran algo más que lugares de paso, las fuentes eran algo más que un elemento arquitectónico decorativo. Estaban dotadas de función. Su misión: Crear espacios de encuentro, para que los niños practicasen el encuentro que luego ejercerían en las calles y plazas de su ciudad, su polis.

Pura educación para la ciudadanía, para la política. Crear espacios públicos, enseñar a los niños a usarlos, a gozarlos. Hacer ciudad y, con ella, ciudadanos. Eso se practicó cuando las fuentes fueron escuelas, Barcelona una aprendiz de ciudad-Estado, de polis, y las calles lugar público, de encuentro.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s